Ver todas las entradas
16 de julio de 2021

La calificación crediticia, un buen diagnóstico sobre el que elaborar la estrategia a largo plazo

La crisis provocada por la pandemia de covid-19 está obligando a las empresas a transformarse para mantener su competitividad a largo plazo. Esta apuesta de futuro requiere diseñar una estrategia para poder invertir, en la que se contemplen todas las vías de financiación posibles: desde la tradicional bancaria hasta el capital privado y las ayudas públicas. El punto de partida es hacer un diagnóstico sobre la salud financiera de la empresa

La calificación crediticia ofrece a las empresas un dictamen independiente y fiable, que les ayuda a detectar fallos de gestión y tomar las medidas correctivas oportunas para desarrollar la estrategia de financiación más ventajosa. Además de la nota de calificación en una escala alfabética, el informe de calificación proporciona un análisis en profundidad de los riesgos de la empresa (financieros, de negocio, de gobierno corporativo y de entorno) y ofrece factores explicativos sobre su modelo económico, crecimiento, posición competitiva, solvencia, rentabilidad, endeudamiento, liquidez, accionariado, buen gobierno y otros elementos de estabilidad. Además, aporta una comparativa entre la empresa y su sector de actividad.

Todos estos factores serán tenidos en cuenta por los financiadores públicos y privados a la hora de obtener financiación, así que es preciso adelantarse a su valoración y resolver posibles fallas para desarrollar la estrategia más adecuada y obtener las mejores condiciones de financiación posibles.

Más información sobre la metodología de INBONIS Rating, aquí.