Ver todas las entradas
21 de mayo de 2021

Préstamos participativos: reforzar la solvencia sin abrir capital

La prolongación de la pandemia ha provocado un sobreendeudamiento de muchas empresas viables, que ahora deben recuperar su solvencia para poder seguir invirtiendo, innovando y generando empleo. Para lograrlo, existen fórmulas financieras que permiten a las empresas atraer inversores sin necesidad de que entren en su accionariado, para las que la pyme deberá contar con una calificación crediticia positiva, entre ellas los préstamos participativos.

Se trata de un instrumento de financiación intermedio entre los fondos propios y los préstamos a largo plazo, utilizado generalmente en momentos de crisis, en el que los financiadores reciben, además de la remuneración fija a través de intereses (3,5%), una retribución variable en función de los beneficios, que suele oscilar entorno al 3-8%. Las instituciones públicas ya están utilizando este recurso para revitalizar la economía. Dado el mayor riesgo de estos instrumentos, es necesario realizar un análisis meticuloso de la viabilidad de la empresa, y por ello exigir una calificación crediticia positiva debe ser un requisito para acceder a estos programas públicos.

La siguiente tabla resumen las principales características de los préstamos participativos y los compara con otros instrumentos de financiación:

Instrumento Orden de prelación Duración Media Rentabilidad (coste para la empresa) Devolución/Repago
Formato Periodicidad
Capitales propios 4 8-15 años[1] 11,6%[2] Dividendos Anual/Incierta
Préstamos participativos[3] 3 7-9 años Fijo: Euribor + 3,25-3,75%; Variable 3-8% Interés fijo + Interés variable en función de resultados (y rating) + Reembolso del principal Trimestral + in-fine, o tras un periodo de carencia hasta 7 años
Deuda junior / mezzanine 2 6-8 años[4] 10-15% Cupón + Reembolso del principal y prima adicional Mensual + in-fine
Deuda bancaria 1 2 años[5] < 1,5%[6] Intereses + reembolso del principal Mensual

[1] Esperanza de vida de una empresa al nacer: 8 años; empresas con más de 10 años: 15 años.

[2] Fuente : Inbonis Rating – N.B. : este dato no tiene en cuenta a las sociedades que han quebrado

[3] Fuente: ENISA,  FOND-ICOpyme, SEPI

[4] Fuente : Estudio France Invest

[5] Vencimiento medio del crédito a las empresas no financieras en Francia en 2020. Fuente: Banque de France